Los mormones: La Iglesia De Jesucristo De Los Santos De Los Últimos Días

Los mormones: Historia, fundación, organización y doctrina de la “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”

Sobre el fundador de la secta de los mormones

José Smith, fundador de la secta de los mormones
José Smith, fundador de la secta de los mormones

José Smith nacido en 1805, en Sharon, Vermont, fue el fundador de esta religión no-cristiana con mayor crecimiento en el mundo. Quien a los catorce años, según su propio relato, fue visitado por Dios.

El padre de Joseph no tuvo éxito como agricultor en el estado de Vermont, trasladándose la familia a Palmyra, Nueva York en 1815, donde tampoco prosperaron los Smith. El Sr. Smith, padre, creía en la brujería dedicándose a la venta de adivinanzas o bendiciones. La Sra. Smith creía en visiones, apariciones y sueños (Información tomada de La nueva enciclopedia religiosa Schaff – Herzog, Tomo VIII, Páginas 9-19, edición de 1959. En adelante esta fuente se identifica por las siglas “SH”).

Al joven Joseph Smith le gustaba buscar dineros y otros tesoros escondidos. Al intentar estafar a algunos ciudadanos mediante el uso de una “piedra adivinadora” la corte local le halló culpable de ser “una persona desordenada y un impostor”.

Joseph Smith se casó en el año 1827.

Teniendo solo veintidós años de edad, este adulto joven atrevido anunció en el año 1827 que un ángel cuyo nombre era, según él, “Moroni”, le había aparecido en una visión informándole dónde encontrar tablas de oro inscritas en jeroglíficos “egipcios reformados”, juntamente con dos piedras cristalinas “Urim y Tumim” que harían factible descifrar el mensaje en las tablas. Smith inicia la traducción de las tablas aquel mismo año, sentado él detrás de una cortina, con su joven esposa Emma en el otro lado, haciendo el papel de secretaria que transcribía la traducción oral. Así, continuaron por dos años, tomando turnos con Emma otras tres copistas. En marzo del año 1830 se publicó la traducción completa bajo el título “El Libro de Mormón“.

Mediante declaraciones juradas, copias de las cuales aparecieron en el Libro de Mormón, tres varones, Oliverio Cowdery, David Whitmer y Martín Harris, testificaron haber visto con sus propios ojos aquellas tablas de oro. Años después, los tres abandonaron a Smith, confesando haber cometido perjurio, pues, según ellos, las declaraciones que habían prestado eran falsas.

El primer seguidor del joven Joseph Smith era el agricultor Martín Harris quien había sido cuáquero, universalista, bautista, presbiteriano y, para colmo “lunático”, pues aseguraba haber viajado a la luna. Este mismo financió la primera edición del Libro de Mormón (SH, 12).

A los dos meses de la publicación del Libro de Mormón ya se contaban aproximadamente cuarenta personas que seguían a Joseph Smith, organizándose la primera iglesia.

El título oficial que tomó el modesto Joseph era: “Vidente, Traductor, Profeta, Apóstol de Jesucristo, Anciano de la Iglesia mediante la voluntad de Dios el Padre, y la gracia del Señor Jesucristo”. No era nada más que puro “neófito”, o peor, en asuntos espirituales, pero se arrogó el título “Anciano”, disparate que propagan los mormones hasta el día de hoy ya que sus evangelistas juveniles portan identificaciones que dicen “Anciano fulano de tal”. O se es “joven” o se es “anciano”. Solo en la organización de los mormones existe la extraña criatura “joven anciano”.

Joseph seguía recibiendo “revelaciones”, según él, que le comunicaron el carácter y las metas de la naciente iglesia.

Practicaba “sanidades” espectaculares. (¿Qué dicen ustedes al respecto, estimados pentecostales? Ochenta años antes de la explosión pentecostal a principios del Siglo XX, ¡ya sanaba Joseph Smith a estilo pentecostal! ¿Habrá algún parentesco espiritual entre los pentecostales y los mormones?)

Cinco meses después de organizada la primera iglesia, Joseph envió a tres varones en busca de la “nueva Jerusalén”, la cual, decía, se encontraba “en las fronteras de los lamanitas”, una tribu ficticia de indios malos.

Ungido sacerdote por los apóstoles. En el año 1829, Joseph anunció que los apóstoles Pedro, Juan y Santiago, acompañados por otros mensajeros, le habían visitado con el propósito de conferirle autoridad sacerdotal, poder que le capacitara para iniciar una nueva época del evangelio (Enciclopedia Collier’s, Tomo XIV, Página 157). (En muchos aspectos, el parecido entre los mormones y los pentecostales es asombroso: títulos pomposos de “apóstol”, “profeta”, “obispo vitalicio”; mensajeros celestiales que traen revelaciones nuevas, visiones, sanidades “espectaculares”.)

Historia de la secta

Los Mormones nacen en el ambiente protestante de los Estados Unidos en el siglo XIX, donde el pueblo estaba hambriento de Dios y muchos acudían a escuchar predicadores itinerantes. Se multiplicaban las Iglesias, al mismo tiempo que surgían nuevos pastores.

En este ambiente nace José Smith quien decide a su temprana edad, decide ir a pedirle a Dios contestación a lo que él sentía sobre las diferentes religiones.

Según la historia oficial de la Iglesia de Jesucristo de los Santo de los Últimos Días (SUD), el Padre y Dios el Hijo se le aparecieron a José después de estar orando un tiempo para saber cuál era la iglesia a la que debía pertenecer. Jesús le dijo que no se uniera a ninguna iglesia porque todas estaban en el error. Después de esta primera “visión”, Smith tuvo varias visitas de un “ángel” llamado Moroni, quien le reveló la existencia de un libro de oro (el Libro de Mormón) que contenía la “verdadera religión” y que él (José Smith) había sido designado por Dios para encontrar el libro que yacía en forma de planchas oculto bajo tierra.

Siguiendo las indicaciones del ángel, José Smith dice haber encontrado el libro de oro, junto con dos piedras mágicas con montaje de plata. Estas le daban la facultad de entender el lenguaje misterioso del texto del libro de oro para poderlo traducir, lo cual hizo en su totalidad entre 1827 y 1830. El señor Smith relata que entonces el ángel Moroni le ordenó que le devolviese el libro original el cual nunca más se ha visto ni queda rastro alguno de él.

El resultado de la traducción fue el Libro de Mormón, publicado en 1830, según ellos, de revelación divina y considerado «el complemento indispensable de la Biblia, continuación de ella e inspirado como ella». La historia de este libro depende completamente de los relatos del Señor Smith a quien los mormones creen con fe ciega. No tiene ninguna base en la historia ni en la revelación cristiana recibida de los Apóstoles y sostenida por la Iglesia Cristiana desde el principio. Estas nuevas revelaciones son ajenas a la Biblia y la Tradición recibida de los Apóstoles.

Para entonces, José Smith había comenzado a organizar la iglesia SUD e iba ganando muchos adeptos quienes lo consideraban “el profeta”. Durante diez años la oficina principal de la iglesia cambió de lugar varias veces, hasta establecerse en Nauvoo, Illinois, pueblo que fue fundado por José Smith y los mormones en 1839, el cual creció rápidamente y llegó a ser el segundo pueblo más grande en el estado. Smith y sus seguidores, con permiso de las autoridades, formaron una milicia que llegó a ser un verdadero ejército privado. El fundador se adjudicó poderes de monarca.

En 1843, José Smith dice haber tenido una revelación sobre la práctica de la “poligamia,la cual practicó, llegando a tener aproximadamente 46 esposas, unas casadas previamente y otras jóvenes solteras. Esto le acarreó muchas hostilidades por parte de los vecinos. Cuando en 1844 decide postularse para la presidencia de los Estados Unidos, los escándalos por sus adulterios, lo llevaron a la cárcel. El pueblo enardecido asaltó la cárcel y lo asesinaron junto con su hermano, el 27 de junio de 1844.

El escándalo provocado por la poligamia hizo que varios líderes de esta iglesia quisieran tomar el mando. Se originó una especie de cisma en la secta y aparecieron muchos grupos disidentes.

La mayoría de los mormones siguió a Birgham Young, en 1846 iniciaron el camino hacia el valle Salt Lake y en 1847 fundó la ciudad de Salt Lake, convirtiéndose ésta en el centro del mormonismo hasta el día de hoy.

Brigham Young agregó varias creencias extrañas y únicas a la doctrina de la iglesia SUD. Bajo su liderazgo la región prosperó y al declarar el congreso de los Estados Unidos la región como territorio de Utah, fue nombrado gobernador territorial.

Young, también, adoptó la doctrina de la poligamia, lo cual molestó a muchos y se nombró un nuevo gobernador territorial, pero Young se negó a renunciar, teniendo que intervenir el ejército, pudiendo haberse originado una gran catástrofe, a esto siguió una serie de esfuerzos para forzar a los mormones a obedecer las leyes en contra de la poligamia. Young siguió teniendo un papel muy importante en Utah, fue acusado de poligamia, mas no condenado. Se considera que se casó 27 veces y que a su muerte dejó 17 viudas y 57 hijos.

En 1890, el entonces presidente de la iglesia, Wilford Woodruff, publicó un manifiesto poniendo fin a la poligamia. En pocos años, los mormones fueron entrando en el sistema de vida de la mayoría estadounidense. Años después maquillarían su historia.

El papel de la poligamia dentro de la iglesia mormona es muy importante, pues sienta unas bases para la enseñanza moral de la iglesia.

Estructura de la secta de los mormones

En 1835, Smith escribe su libro Doctrinas y cláusulas donde habla de sus “revelaciones” en materia de organización de la secta. Sus líderes se llaman Autoridades Generales y se agrupan en: “un profeta” que dirige la Iglesia, después del profeta con autoridad descendente se encuentra un Quorum o Concilio de 12 apóstoles cuyos poderes dependen de la autoridad del profeta, luego existe un tercer grupo de hombres que constituyen el primero y segundo “Consejo de los Setenta”. Brigham Young (1801-1877) fue nombrado primero apóstol y en 1836 le eligieron presidente del Quorum.

Características de la secta

Sus misioneros se visten de pantalón oscuro, camisa blanca y corbata oscura, maleta escolar oscura y una pequeña placa con su nombre del lado izquierdo.

Las iglesias locales se llaman estacas (una especie de parroquias católicas). Al templo propiamente dicho sólo pueden asistir los que cumplen con ciertos requisitos, no se permite la entrada a los no mormones ni a mormones sin la “recomendación” del templo. Los centros mormones que vemos en los diferentes lugares no son templos sino estacas.

En el templo se llevan a cabo ceremonias que los participantes están obligados a guardar en secreto bajo juramento. A la ceremonia de entrada al templo se le llama “investidura”.

Tienen “sacerdotes” que se encuentran divididos en dos: El sacerdocio menor o de “Aarón” y el sacerdocio mayor o de “Melquisedec”. Ninguno de estos sacerdocios se asemejan al sacerdocio católico, aunque ambos son blasfemos y heréticos.

Según la revista Time (4-VIII-1997) la iglesia mormona es la iglesia más rica de los Estados Unidos con 30 mil millones de dólares.

Doctrina de los mormones

¿En que creen los mormones?
¿En que creen los mormones? ¿Son Cristianos de verdad?

La doctrina de los mormones está basada en cuatro libros básicos: La Biblia, el Libro del Mormón, la Doctrina y Convenios (135 revelaciones y otros informes, editado por José Smith) y la “Perla de Gran Valor” (recopilación de trabajos cortos, antiguos y modernos)

El contenido de estos libros está sujeto a la interpretación de los líderes religiosos (“apóstoles”), de quienes se dice que pueden recibir revelaciones adicionales y ser sujetos de inspiración divina.

Los mormones tienen sin duda muchas cosas buenas. Son trabajadores, organizados, persistentes, educados en su trato y rechazan muchos vicios, aquí exponemos algunas de sus creencias:

Trinidad: José Smith declaró que: “Dios es un personaje distinto de los demás dioses, Jesucristo es un personaje aparte y distinto de Dios el Padre y que el Espíritu Santo es otro personaje distinto, y es espíritu y los tres son tres personajes distintos y tres dioses, es decir que son politeístas.

Dios Padre se hizo a sí mismo con su esfuerzo personal, una vez fue hombre como todos los demás y que vivió en la tierra como lo hizo Jesucristo. Posee un cuerpo de carne y hueso pero muchos más perfecto, aún así se está perfeccionando eternamente.

Dios el Hijo, Creen en Jesucristo como el Hijo de Dios; en su sacrificio expiatorio y su resurrección literal. Le aceptan como el Salvador y Redentor de la humanidad, y oran al Padre en su nombre. Jesucristo volverá a la tierra y reinará en ella.
Dios Espíritu Santo, sobre esta deidad existe una doctrina confusa, es Dios, parte de la deidad, pero sin cuerpo físico, sin embargo, según los mormones éste es necesario para llegar a ser Dios.

El hombre: “cada varón digno, según las normas del mormonismo, se convertirá en un dios y gobernará su propio planeta, tendrá esposas y engendrará hijos eternamente”.

Para crear al hombre Dios vino a este mundo como Adán, con cuerpo celestial, y se trajo una de sus esposas, Eva. Esto resulta una herejía.

“Adán es nuestro Padre” y Dios. El único Dios con que tenemos que lidiar. Otra herejía.

El alma humana existe aun antes de que la persona sea engendrada (al nacer se correría un velo que nos olvidaría nuestra vida anterior junto a Dios). Se puede decir que cada persona fue concebida y nacida en un reino espiritual pre-existente.

Los miembros de la raza negra son descendientes de Caín y llevan sobre sí la maldición. La esclavitud es institución divina.

Tanto el fundador como sus colaboradores practicaban la poligamia y esta era aceptada por la secta. Entre ellos, Brigham Young, Haber Kimbal.

Existen tres grados de “cielo”, el celestial, el terrestre y el telestial, niegan la existencia del infierno.

En el templo se permite el bautismo de los muertos.

La Biblia se considera como dudosa y sospechosa por supuestos errores y partes perdidas. Al menos desconocen la otra gran falsedad de la pervertida doctrina católica (Eucaristía, la Confesión, etc….)

El mormonismo es henoteísta, variante del politeísmo: creen en muchos dioses pero se relacionan con uno principal.

San Pablo dice: “no es que haya otro Evangelio, sino que hay algunos que los perturban y quieren reformar.” (Gal. 1, 7-8). No hay que añadir, ni quitar nada de lo que Dios ha revelado en Cristo. La revelación terminó en Cristo.

Nosotros sabemos que Dios es Uno y Trino, es decir una sólo Dios en tres personas distintas; Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Dios existió desde siempre, es espíritu, no posee un cuerpo y es perfecto, no necesita perfeccionarse.

Jesucristo es el Hijo de Dios, que en un momento dado, en el tiempo y espacio fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, y que nació de María Virgen. lo que ellos dicen es una herejía.

El Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad.

El hombre alcanza la salvación por la gracia de Dios aceptando al Señor Jesucristo como único Salvadorr, sólo no puede nada.

Adán no es nuestro Dios. Esto es una aberración del mormonismo. Jesús dijo: “Dios es Espíritu y busca adoradores en espíritu y verdad”. (Jn 4, 24).

Su doctrina sobre el origen del hombre es totalmente contrario a la enseñanza bíblica de la Creación, se opone a Dios Padre Creador.

Todos los hombres, independientemente de su raza, poseen la misma dignidad.

Sabemos que la poligamia atenta contra la institución del matrimonio, que es el designio de Dios para el hombre y la mujer. Cristo fue muy claro en sus enseñanzas.

La existencia del infierno es un dogma de fe, Jesucristo claramente habla del infierno en su predicación.

El Bautismo es para personas que están con vida, nadie puede bautizarse por otra persona.

La Biblia es la Palabra de Dios revelada, es parte de la Revelación, no contiene errores.

Conclusión

La doctrina de los mormones contiene muchas herejías con respecto al cristianismo, por tanto no es cristiana.

La Iglesia Mormona

1. Proyecta, mediante propaganda de alta calidad, una imagen muy positiva…

2. Se preocupa por la juventud, ofreciendo programas para orientar, instruir y adiestrar a niños, adolescentes y adultos jóvenes…

3. Cuenta con una estructura eclesiástica bien definida…

4. Es rica, poderosa e influyente en algunos lugares y…

5. Ha edificado templos elegantes e imponentes.

Sin embargo,…

1. Su fundador era un neófito falto de buen testimonio, violento y carnal,…

2. Su Libro de Mormón no es inspirado y…

3. Sus doctrinas fundamentales contradicen las de Cristo y el Espíritu Santo.

Por lo tanto

1. Se trata de una religión falsa y engañosa.

2. Los mormones no se sujetan a la voluntad de Dios.

3. Para salvarse, los mormones han de convertirse a Cristo, sometiéndose solo a él.

Lo pueden lograr

1. Renunciando a Joseph Smith como profeta y el Libro de Mormón como inspirado…

2. Aceptando la Biblia como único libro inspirado…

3. Arrepintiéndose de sus errores…

4. Bautizándose “en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo… para perdón de los pecados” (Mateo 28:18-20; Hechos 2:38-47), y…

5. Perseverando en la doctrina de los apóstoles del Señor (Hechos 2:42; 1 Timoteo 4:16; Tito 2:1).


Bibliografía:

Adaptado de: Redimir, Carlos Alberto Jardón.

Corazones.org, P. Jordi Rivero.

“Los mormones”, P. Flaviano Amatulli.

Estos son los Mormones. “Fe Católica”, Maldonado, 1 – Madrid-6 Te
“Mormon Doctrine”, McConkie.

“Ensign”, Romney, M.

“Doctrina de la Salvación”, Vol 2.

 Amados/as hermano/as en Cristo Jesús, si este estudio bíblico sobre la falsa Doctrina de los mormones (Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días) fué de tu agrado, te invito y te animo a que lo compartas en tus redes sociales, para que este mensaje llegue a muchos y les sea de bendición.

También recomiendo ve el estudio FALSAS ENSEÑANZAS DE LOS MORMONES

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *